Con una ceremonia realizada en el Theater am Potsdamer Platz y trasmitida por televisión abierta a toda Alemania, se realizó la clausura del Festival de Cine de Berlín este lunes 2 de marzo. Un gran evento en el que la cineasta chilena Dominga Sotomayor hizo visible a través de un discurso la situación que vivimos en Chile desde octubre de 2019.

“Me gustaría dar las gracias al festival por esta invitación y por poner un enfoque en Chile durante la Berlinale. En casa, mi familia, amigos y colegas están viviendo una crisis gubernamental que destierra la libertad a través de la represión y la violación de los Derechos Humanos”, expuso la realizadora que formó parte del jurado de la versión número 70 del reconocido certamen europeo junto a Jeremy Irons, Annemarie Jacir, Luca Marinelli y Bettina Brokemper.

La directora de Mar (2014) y De jueves a domingo (2012), e impulsora del Centro de Cine y Creación en Santiago, sostuvo que “mientras estoy aquí delante de ustedes, es mi deber decir que el pueblo chileno está pidiendo algo muy simple: estamos pidiendo dignidad”, además de hablar a nombre de todo el pueblo chileno al asegurar que “seguiremos luchando por esto con urgencia y sin miedo”.

Durante esta versión del Festival, Chile fue el ‘País en Foco’ del European Film Market (EFM), un apartado lanzado en 2017 que tiene como objetivo presentar en profundidad a la industria cinematográfica y a los cineastas de un país determinado, ofreciéndoles una plataforma especial que permite crear redes de intercambio y colaboración.

Sotomayor llegó a ser parte del jurado de esta importante cita cinéfila, tras ser reconocida con el Leopardo de Plata y convertirse en la primera ‘Mejor Directora’ en la historia del Festival de Cine de Locarno (Suiza) por Tarde para morir joven (2019), su última película.