El Chile de su infancia, el actual y los profundos cambios causados por la dictadura militar son los temas que el reconocido realizador Patricio Guzmán aborda en su documental La Cordillera de los Sueños, el que acaba de recibir el L’oeil d’Or -Ojo de Oro- en la versión número 72 del Festival de Cannes en Francia.

Según los organizadores del prestigioso certamen, en su obra el cineasta de 77 años “no ha dejado de celebrar el amor de los chilenos por la libertad y la justicia social”, mientras que uno de los productores de la película en un mensaje para agradecer el premio señaló que el género del “documental ocupe su lugar cada año en el Festival de Cannes es un reconocimiento para todos nosotros”.

Con esta producción que tiene como columna vertebral a la Cordillera de los Andes, Guzmán da un cierre a una trilogía sobre la memoria con los premiados documentales Nostalgia de la luz (2010), sobre el desierto de Atacama y los desaparecidos por la dictadura militar, y El botón de nácar (2015), en torno al océano y su conexión con los desaparecidos y los pueblos originarios.

“Patricio Guzmán dejó Chile hace 40 años cuando una dictadura militar derrocó a un gobierno democráticamente electo. Pero nunca dejó de pensar en un país, una cultura, un lugar en el mapa que nunca olvidó”, señaló el director del festival, Thierry Frémaux, sobre la única producción chilena presente en el certamen.

Un premio compartido con Siria

En esta versión, el festival se decidió por una premiación ex aqueo -por igual-, galardonando en conjunto a La Cordillera de los Sueños con el documental sirio For Sama de los realizadores Waad al Kateab y Edward Watts.

Filmado durante la guerra civil siria, el documental la vida de la realizadora, su marido Hanza y su hija Sama viviendo en una zona de destrucción, la que filmaron durante cinco años. Una producción que ya había sido premiada en el SXSW Film Festival (Estados Unidos) y en HotDocs (Canadá).

“Los dos filmes que hemos premiado hablan de amor, de exilio, de resistencia y de la alegría de desobedecer juntos”, subrayó el jurado del festival que en el año 2015 entregó este reconocimiento a Allende, mi abuelo Allende, de la realizadora Marcia Tambutti.