La historia y el presente de antiguas fuentes de soda, restaurantes y cantinas de barrio dan forma a Los Bares son Patrimonio, iniciativa que muestra el valor cultural de estos espacios de sociabilidad y que tendrá una presentación como se merece este viernes 26 de octubre a las 19.30 horas en “El Checo” del puerto de San Antonio, uno de los muchos lugares que quedarán registrados en este proyecto audiovisual que sigue en desarrollo.

“Después de muchas conversaciones y escuchas, nos fuimos quedando con la sensación de que existen relatos paralelos a la historias oficiales de los bares. Historias personales, de barrios, de otras épocas, de corrientes musicales incluso. Esos relatos únicos, genuinos y que por si solos tienen mucho valor, nos motivaron a ser ese puente que permitiera que fueran contados”, nos cuenta sobre esta idea Haroldo Salas, responsable de los documentales El Último Vagón (2016) y  Metalgate. Monstruos en Chile (2009), quien asegura que “no buscamos transformarnos en una ‘guía’ o ‘ruta’ de bares antiguos”.

Dueños y parroquianos que han sido testigos privilegiados de la historia oral de nuestro país, fueron parte de una extensa investigación, de entrevistas y sesiones de filmación, que en esta primera etapa incluirá a las regiones Quinta y Metropolitana con el restaurante El Checo de San Antonio, el bar Liberty de Valparaíso, la chichería El Huaso Carlos, el Bar Serena, y la cantina Chiloé de Santiago, entre muchos otros emblemáticos recintos, pero también otros por descubrir.

Este proyecto que a futuro espera publicar un libro con registros fotográficos, contó para su desarrollo con el apoyo y financiamiento de Pullman Bus y su Unidad de Deporte y Cultura. “Siempre confiaron y creyeron en esta idea, y sobretodo, respetando el sentido original del proyecto, sin intervenir en nada. Y eso se agradece absolutamente”, señala el director.

¿Por qué rescatar viejos bares, fuentes de soda y cantinas del olvido en una época en que la gentrificación parece comerse todo rastro de historia?

Es quizás de los mayores cuestionamientos que generó el embarcarse en esta idea, pues muchos de estos lugares subsisten perfectamente en el anonimato y no buscan “nuevos clientes” ni transformarse en polos de atracción o cosas por el estilo. En ese sentido, la idea de contar estas historias tiene que ver más con que muchos locales culminarán, en la teoría, su existencia en un plazo no muy lejano. Muchos de sus dueños saben que no hay traspaso generacional a futuro. Por lo mismo tratamos de ser muy respetuosos con las personas con quien hablamos y lo que ellos quisieron contarnos, y hasta donde nos abrían sus puertas. No quisimos intervenir en nada. 

Roberto y Nicanor Parra fueron algunos de los legendarios clientes de ‘El Checo’, ¿Por qué elegir ese bar para realizar la primera presentación de estas cápsulas audiovisuales?

Acá hay una cosa más de cariño. Principalmente porque las veces que hemos estado en El Checo, Don Alfredo y su familia siempre nos han hecho sentir como en casa. Hay una calidez humana como pocas en este restaurante. Y también, hay algo simbólico, pues Don Alfredo nos confesó que la tradicional bohemia de San Antonio está despareciendo y este es de los pocos lugares que van quedando que intenta mantener ese espíritu de los años donde Roberto Parra, y muchas gente más, le daban vida y color a este emblemático puerto.

Santiago, Valparaíso y San Antonio son parte de este recorrido, ¿cómo fue la selección de los lugares que podremos conocer?

La selección se dio por un tema de cercanía geográfica en un principio, posteriormente no quisimos focalizar todo en Santiago, pues nos fuimos dando cuenta que en ambos puertos, San Antonio y Valparaíso, existe una tradición muy potente del bar como lugar de sociabilidad en aspectos sociales, culturales e históricos.

En lo temático, la idea, en esta primera etapa, era tratar de seleccionar historias donde sus protagonistas estuviesen de acuerdo en contarlas; y de ahí hacer una selección donde cada bar tuviese una historia en particular. Por ejemplo, atendidos solo por mujeres, bares que además fuesen clubes de rayuela, o lugares donde solo se venda chicha. 

En carpeta está la publicación de un libro que reúna más de estos espacios de sociabilidad, ¿cómo se proyecta esta idea?

Eso lo estamos tratando de generar a través de la postulación a fondos concursables o privados que se interesen en la temática, junto con el apoyo de editoriales. Hay un gran número de lugares que consideramos necesario que cuenten sus historias, y si esto es a a través de un lenguaje fotográfico nos motiva mucho.

Además de Haroldo Salas, el equipo realizador incluye a Marcos Muñoz en sonido y post-producción, Denisse Biscarra en producción, Gabriel Belmar en gráficas y el dúo compuesto por Lucho Verdes y Tomás Maldonado en la musicalización de las cápsulas audiovisuales que buscan contribuir con el rescate de esa identidad olvidada con historias narradas en primera persona por sus protagonistas.

Más info en LosBaresSonPatrimonio.cl