Diferentes ciudades y experiencias en la escena local llevaron a los integrantes de Calandria a recorrer un camino de descubrimiento que a tres años de su formación los tiene celebrando la publicación de Caras Muertas, su autogestionado primer álbum que ya está disponible en las principales plataformas de streaming con una propuesta que incluye poesía, homenajes y mucha libertad para crear.

“Nos une la música de donde sea, cada uno es bien busquilla y siempre uno trata de sorprender al resto con alguna novedad o algo de su mochila mágica, escuchamos bastantes cosas americanas no solo rock también folk. El folk y el rock unidos acá han logrado notables resultados”, cuenta José Dominguez (bajo, guitarra, coros), a quien la mayoría conoce por ser integrante de Solar y Tsunamis. “Mi aporte a nivel compositivo y de arreglos es más claro que en las bandas anteriores. Tengo más experiencia y también lo he ido buscando”, confiesa.

Paulina Shorter (voz, teclado, guitarra, shaker), Andrés Martínez (guitarra, sintetizador, coros) y Fernando León (batería, teclado, sintetizador, coros), completan la formación de la agrupación que se encuentra grabando el videoclip para ‘Búscame’, una canción que cuenta con la colaboración en coros de Constanza León (FAN) y Alejandro Gómez (Solar, Alamedas), quien, además, grabó guitarras en la canción elegida como corte promocional.

Calandria se formó en 2015. Andrés desde Concepción y el resto de la banda en Santiago compartieron ideas y maquetas a distancia para luego tener a la capital como base de operaciones, con ensayos, un trabajo constante y tocatas que los llevaron a seleccionar cinco temas originales y un cover para grabar durante el 2017 en los estudios Máster, Ana Frank y Mira.

Caras nuevas y caras conocidas

¿Cómo definirían el proceso de encontrar la propuesta que entregan hoy?

Andrés: Justamente esta propuesta es la manifestación de buscar, encontrar, dejar crecer y diseñar una experiencia auditiva con ello. Intuí que los cuatro juntos podríamos hacer algo nuevo, valiente, verdadero y con sentido. Fui el nexo para unir a Fernando y José con Pauline. Pronto empezamos a trabajar en “La Luna Azul”. Me parece que fue una ‘canción taller’. Descubrimos nuestros roles y sonido como banda. Afortunadamente, dejé de ser nexo muy pronto al estar en otra ciudad. Ellos empezaron a trabajar libremente juntos y se afiataron rápidamente sin mí. Luego, cuando nos juntábamos los cuatro era increíble. “Falso Amor” salió sola, prácticamente sin querer durante un ensayo. Creo que todo esto nos dio una gran confianza para seguir adelante, experimentar sin dudas, sin temores, terreno ideal para que la belleza aparezca.

Contaron con la participación del británico Barry Sage (Bowie, New Order, Nicole, Solar), con quien José ha trabajado anteriormente. ¿Qué importancia tiene su rol en encontrar en sonido de la banda?

José: Trabajar con Barry es siempre sinónimo de calidad, eficiencia y genialidad, en el caso nuestro sentíamos que en las hermanas canciones “La luna azul” y “Falso amor” su expertise podía darle un sonido y precisión que sugerían; en un dos por tres tenía las canciones sonando como queríamos. Nunca se deja de aprender al compartir con alguien así, te pone en el límite de tus capacidades.

Otras fueron auto-producidas por la banda y grabadas por Fernando ¿Cómo fue el proceso de ensamblar dos estilos de producción?

Fernando: El desafío fue que calzaran los estilos de producción, ya que fueron muy distintos. Yo tengo un home estudio en donde grabamos cuatro canciones. Ahí tuvimos todo el tiempo para tomar decisiones, pero en los estudios Máster llegamos con todos los arreglos listos y grabamos en dos días dos canciones. El resultado nos gustó mucho, ya que se siente la diferencia de sonido, pero es acorde con las canciones que son distintas entre ellas. Hay diferencias de estilo, algunas más suaves, otras con muchos arreglos, otras más simples. Sentimos que logramos que las canciones sean de un mismo disco.

José: También pasa que llevábamos mucho tiempo en el mismo lugar y un poco de aire fresco nos hizo bien. La mezcla de dinámicas de trabajo fue bastante natural, la banda era y es la misma, nunca perdimos el control de lo que sucedía.

Otro viejo conocido es Javier Pañella (Electrodomésticos, Camila Moreno, Lucybell), quien realiza el arte del disco ¿Cómo fue trabajar con él para este proyecto?

José: Mientras cerrábamos el ítem musical sentimos que la idea estética de la carátula debía ser vista desde fuera y por alguien que supiera rápidamente darle una salida con sorpresa; fue todo un acierto que le dio el broche de otro que necesitaba. Y sí: está más viejo y conocido.

En la composición los créditos se distribuyen entre Pauline, Andrés y José ¿Cómo llegaron a las 5 canciones originales que componen el disco?

Pauline: En general los créditos se refieren a la idea original de la canción, pero al momento de armar todo, definir arreglos, incluso hacer letras, en varias canciones hemos trabajado todos juntos en los ensayos.

José: Quedaron las canciones que mejor se desarrollaron en el proceso disco que muchas veces es distinto al proceso banda en vivo. Hay varias que siguen en camino y que estarán en los próximos discos.

Gustos, clásicos y poesía

La influencia del pop rock y el folk en inglés se siente en las canciones de Calandria, algo que sus integrantes ya han desarrollado en bandas de diversos estilos en las que han participado. José en Solar, Tsunamis y FAN; Pauline y Andrés formaron Príncipe del rock; y Fernando es parte de Chicle, por nombrar algunos de sus proyectos pasados y paralelos.

¿Qué rol juegan las influencias y gustos personales dentro de la banda?

Pauline: Si bien nos unen muchas similitudes en gustos musicales, me parece que también cada uno tiene sus facetas musicales más personales que, en lugar de ser un obstáculo, más bien podría ser la razón por la que Calandria es una banda muy versátil al componer. Cada canción es muy distinta a la anterior.

Grabaron su versión de “Under the milky way”, un clásico de The Church, ¿por qué ellos y esa canción?

Fernando: Esa fue la primera canción que grabamos, la elegimos porque la tocaba Pauline y Andrés con Príncipe del Rock, una banda que tenían en Concepción. Nos gusta mucho como queda con la voz de Pauline ya que contrasta con la voz grave y profunda de la original.

Andrés: Yo aprendí a hacer música en gran medida gracias a ellos. Fue un gran desafío. Para mí es una muestra de respeto, admiración, agradecimiento, a ellos y a todas las cosas. A la banda le queda muy bien. Para mí habla de lo mismo que “La Luna Azul” con su final, me parece coherente.

También hay espacio para Alejandra Pizarnik, ¿qué los inspira de ella y cómo influye su poesía en la composición?

José: Aprovechamos que estaba Coni (FAN) en Chile y grabamos coros para algunas canciones del disco, en el caso de “Orlando” la letra estaba totalmente cerrada y no daba pie para crearle coros, así que pensé que era un buen momento de ocupar un texto de Pizarnik (Sous la nuit) a modo de suave declamación, su sentido del vértigo y del desamor creo que calza perfecto en la canción.

Fernando: Siento que calza mucho con lo que nosotros buscamos en nuestras letras. Su oscuridad e intensidad es maravillosa. “La noche tiene el color de los párpados del muerto”, esa frase no puede ser más Calandria.

Caras Muertas ya está disponible en que las plataformas SpotifyDeezerGoogle Play, y para descarga en PortalDisc.com

Más de la banda en Calandria.cl