Los Premios Oscar no sólo son lo que vemos durante la transmisión desde el teatro Dolby en Los Angeles. El galardón también distingue a quienes destacan por su trayectoria con los The Governors Awards, “el Oscar honorífico” que este año recayó en cuatro personas, una de ellas, la directora francesa Angès Varda, la primera mujer en recibir el galardón en toda la historia de los premios de la academia.

“No merezco esto, pero también tango artritis y no me merezco eso tampoco”, comentó entre risas la directora quien además de subir al escenario para recibir su premio, también se animó para bailar frente a los asistentes con Angelina Jolie, quien tuvo la misión de entregarle la estatuilla.

La extensa carrera de Angès Varda como cineasta la ha llevado a ser mirada como un personaje de culto y hoy, a sus 89 años, acumula un sinfín de trabajos que la alzan como una verdadera leyenda del cine. Estrenó su primer largometrage –‘La Pointe Courte’ (1955)- hace 63 años y antes que íconos de la Nouvelle vague como Truffaut, Resnais, Godard, Romher y Chabrol, llevó al debut a un joven Philippe Noiret, se atrevió a experimentar y romper esquemas, a gozar con los aciertos y los errores.

Con respecto a su Oscar honorífico, la francesa declaró: “sentí el privilegio de haber vivido una velada excepcional, única, tan memorable que, por momentos, tuve la impresión de estar un paso por detrás de la realidad. Fue una ceremonia seria, pero en mi cabeza yo bailaba”.

‘Faces places’, un viaje de complicidad

Durante la nonagésima entrega de los Oscar, Angès Varda también estuvo presente en la categoría Mejor Documental con su más reciente entrega: ‘Faces Places’ (2017), registro que co dirigió con JR, artista callejero galo también conocido como “el fotógrafo clandestino” y cuyo trabajo se caracteriza por sus enormes intervenciones gráficas exhibidas en calles y tejados de distintas ciudades del mundo.

Desde su estreno en junio de 2017, el documental fue aclamado por la crítica, que lo catalogó como una “obra maestra sin pretensiones” y que muestra de manera sincera el viaje que realizan estos dos personajes en busca de personas anónimas en un encuentro de profunda conexión que dio como resultado un filme conmovedor, honesto y poético.

La nominación de Varda fue la primera de sus 60 años de carrera y si bien fue superada por el documental ‘Icarus’ (2017) de Bryan Fogel y Dan Cogan, de igual forma se asentó en la historia de los Oscar tras alzarse como la persona más longeva en estar nominada a los premios de la academia.