Entre el 15 y el 25 de febrero se desarrolla la versión número 68 del Festival de Cine de Berlín, certamen que ya entregó el Caligari Film Prize a La Casa Lobo, película animada dirigida por Joaquín Cociña y Cristóbal León que tardó 5 años en su realización en stop motion para narrar el escape de una joven desde Colonia Dignidad.

Se trata del primer largometraje chileno realizado en la técnica más antigua de animación, filmando pinturas y figuras de papel maché a escala humano cuadro por cuadro, sin efectos digitales. Un proceso que fue mostrado a través de talleres en la Upstream Gallery en Amsterdam, el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y el Museo Nacional de Bellas Artes en Santiago, antes de su finalización y recorrido por festivales de cine.

“La película está pensada como si Paul Schäfer la hubiera dirigido, ese es el juego que estamos haciendo. Es como si él fuera un Walt Disney sudamericano que está haciendo esta película para decirle a los niños que no se vayan de la colonia. Ahí entra lo torcido”, señaló Cociña recientemente a La Tercera, sobre la película inspirada en los horrores cometidos en la secta alemana fundada en Chile en 1961.

Producida por Diluvio (Rey, Lucía), el largometraje de 70 minutos de duración recibió el premio entregado por la German Federal Association of Comunal Film Work como parte de la competencia de la sección Forum, dedicada al cine más experimental dentro del certamen europeo.