Fotos: The Guardian

Desde Madonnas hasta últimas cenas. Increíbles pinturas renacentistas hechas por mujeres han estado guardadas por siglos, hasta ahora, gracias al trabajo de Rossella Lari, restauradora italiana que se adjudicó la misión de sacarlas del silencio.

Algo así como un “nuevo renacimiento femenino” es lo que se espera tras el trabajo de restauración que se está llevando a cabo en un estudio del centro de la ciudad italiana de Florencia donde, por ahora, Lari está trabajando sobre una maravillosa obra de siete por cinco metros; una ‘Última cena’ con figuras casi de tamaño natural que fue pintado en la década de 1560.

La pintura corresponde a Plautilla Nelli (1524-1588) la primera artista femenina que alcanzó significado durante el Renacentismo y según cuenta la restauradora, el gran mural fue su obra maestra y será exhibida públicamente en el Museo Santa María Novella de Florencia el año 2019, o sea, tras 450 años de mantenerse en la oscuridad.

“Ese será un momento muy significativo, no sólo para Nelli, sino que para todas las mujeres artistas olvidadas del Renacimiento, así como también para los artistas de hoy que no se dan cuenta de cuán rica fue la contribución artística de las mujeres de esa época”, aseguró para The Guardian Linda Falcone, de Advancing Women Artists (AWA), fundación que defiende las obras olvidadas creadas por mujeres.

Para Falcone, este tipo de instancias logrará con el tiempo que las personas puedan ser capaces no sólo de nombrar a mujeres artistas contemporáneas, sino que también tengan conocimiento del arte femenino de siglos como el XVI o XVII y hablar de representantes como Artemisa Gentileschi -una de las seguidoras de Caravaggio- y Marietta Robusti, hija del pintor veneciano Tintoretto, ambas “descuidadas injustamente por la historia”.