Foto: Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

El 23 de agosto se presentó oficialmente ‘Casa Hogar: Un oasis en tiempos de represión’, libro que recoge el testimonio de personas que vivieron la experiencia de ser parte de este espacio que nació en 1979 ante la demanda de las familias afectadas por las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura y con el objetivo de proteger a niños y niñas que de alguna u otra manera se vieron vulnerados frente a este acontecimiento.

La publicación, escrita por la historiadora Ana López, la periodista Ana María Verdejo y la psicóloga Gloria Maureira, reúne las voces de trece personas y las agrupa en tres capítulos: Los años ’80: crisis económica, Represión y reorganización popular, Un acierto en situaciones límite y Las puertas de la Resiliencia; tres ventanas que dejan entrever cómo niños y niñas -ahora adultos, padres, madres, trabajadores, ciudadanos- observaron y vivieron el mundo en aquel “oasis emocional” que significaba aquella casa, para algunos un refugio y para otros un sitio donde vivieron parte de su niñez.

Para María Rosa Verdejo, directora ejecutiva de la Fundación Protección a la Infancia Dañada por los Estados de Emergencia (PIDEE), institución fundadora de la Casa Hogar, los recuerdos de cada uno de los entrevistados consiguen “reconstruir la complejidad de la época de los ’80, un periodo marcado por formar anómalas en el ejercicio del poder de la dictadura cívico-militar, como la fortaleza de las personas que formaron parte del equipo de Casa Hogar”.

El lanzamiento de ‘Casa Hogar: Un oasis en tiempos de represión’ se llevó a cabo en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos (institución que comparte los créditos con el PIDEE en la elaboración del proyecto), hasta donde llegaron distintas personas relacionadas con la historia de la Casa Hogar y quienes de alguna u otra manera se sintieron conectados con el proyecto, e incluyó un conversatorio a cargo de Luis Salas Lorca (quien ingresó al hogar a los 10 años), el historiador Nicolás Holloway y la asistente social y tutora del programa desde 1984, Gloria Vio.