En sus siete décadas de historia, el Festival Internacional de Cine de Cannes había entregado el premio a Mejor Director sólo en una ocasión a una mujer, la soviética Yuliya Solntseva, quien el año 1961 se llevó el galardón por su trabajo en el filme “The Chronicle of Flaming Years”.

Tuvieron que pasar poco más de cincuenta años para que otra mujer se alzara con el prestigioso premio, el que recayó en la autora estadounidense Sofia Coppola (‘Lost in Translatation’, ‘Somewhere’, ‘Marie Antoinette’), quien de esta forma se convirtió en la segunda cineasta en la historia del certamen en ganar el premio a Mejor Dirección, gracias a su trabajo en la cinta ‘The Beguilded’ (2017).

La película con la que la directora de cuarenta y seis años se llevó el galardón es una adaptación de la novela del mismo nombre, publicada en 1966 por Thomas P. Cullinan, la que ya había sido llevada a la pantalla grande el año 1971 por Don Siegel, con Clint Eastwood en el rol protagónico, y que relata la llegada de un soldado de la Unión a una escuela para señoritas en Virginia, durante los años de la guerra civil en Estados Unidos.

La versión de Coppola, no obstante, supuso un giro de la obra y aunque el rol que protagonizó Eastwood fue tomado por Colin Farrell, el peso de la película recae en las actuaciones de Nicole Kidman (quien además se llevó un galardón a su trayectoria), Kirsten Dunst y Elle Fanning y, de acuerdo a la crítica del medio británico The Guardian, “Coppola finalmente construye una narrativa femenina y probablemente feminista sobre esta historia”. Por otra parte, Richard Lawson, crítico de cine de Vanity Fair, comentó que “Coppola hizo un thriller de época magnifico, una película directa que va de la mano con un particular sentido del humor”.

La directora estadounidense no se encontraba en Cannes al momento del anuncio de su premio y en su lugar fue Maren Ade, productora e integrante del jurado, quien subió al escenario del Teatro Lumière para recibir el galvano en su nombre. En el discurso que Coppola dejó para la ocasión, agradeció a sus padres como también a Jane Campion, a quien calificó como un “modelo a seguir por su apoyo a las mujeres cineastas”. Campion es, hasta la fecha, la única directora que adjudicó la prestigiosa Palm d’Or por su película “The Piano”, de 1993.