Simplemente increíble. Así es la obra Arinze Stanley, artista nigeriano que trabaja con la técnica del hiperrealismo para elaborar deslumbrantes dibujos hechos con lápices de diferentes texturas, lo que le da a sus creaciones un acabo espectacular, un verdadero desafío para el ojo humano.  ¿Es una fotografía o un dibujo?

El talentoso joven es una verdadera revelación en redes sociales, donde va mostrando su trabajo paso a paso para que quien lo vea pueda ser testigo del proceso completo -que según contó dura al menos 100 horas por dibujo- de estas alucinantes piezas de lápiz a carboncillo y gráfito.

“Básicamente, la idea fluye a través de mí en el papel”, comentó Stanley en una entrevista con el Huffington Post, donde además dijo: “a veces es casi como que no tuviera control sobre mi lápiz. Es una especie de transferencia de energía. Algunas veces siento que transfiero mi energía en un pedazo de papel a través de mis lápices y eso acaba convirtiéndose en arte”.

Durante la misma entrevista, el nigeriano -quien da gracias a Dios por disciplinarse en el arte del dibujo- comentó que su inspiración proviene de distintas experiencias de vida. “Me encanta expresar emociones profundas y fuertes. Las encuentro más atractivas”, sentenció.