Con 23 años, la física cubana-estadounidense, Sabrina González Pasterski está dando de qué hablar por ser una de las mujeres más destacadas actualmente en la ciencia mundial. Genios como Stephen Hawking siguen de cerca sus investigaciones y entre sus planes está llevar a alguien al planeta Marte.

“Prefiero mantenerme alerta, que me conozcan por lo que hago y no por lo que no hago”, dice la joven cuando le preguntan por sus cuentas en redes sociales (las que jamás actualiza) y por su vida privada, que durante su niñez se desarrolló principalmente en el garage de su papá, donde arreglaba motos y construía maquetas de aviones.

Luego, los días de Sabrina transcurrieron en los laboratorios del MIT (Massachusetts Institute of Technology), donde consideran que es una de las alumnas más brillantes que ha pisado la institución. De allí se graduó con la nota más alta de la historia.

Fue en el mismo MIT donde la joven entró con apenas 14 años, una idea clara y con la intención de que los miembros del instituto escucharan acerca de su proyecto: había construido un pequeño avión de un solo motor y ya había logrado que éste volara.

“No lo podía creer. No sólo era muy joven, también era mujer”, dijo Peggy Udden, secretaria ejecutiva del MIT al recordar el momento en que conoció a Sabrina.

Todos quieren a Sabrina

Mientras realiza un doctorado en la Universidad de Harvard, la NASA, Amazon, la empresa aeroespacial Blue Origin y otras tantas instituciones se fijearon en la joven física y no sólo le ofrecen cientos de miles de dólares en becas, sino que también le guardan puestos de trabajo para cuando termine de estudiar acerca de los agujeros negros, la naturaleza de la gravedad -específicamente entender el fenómeno de la “gravedad cuántica”– y la relación espacio-tiempo.

Según contó la científica, sus ganas de seguir en el camino de la física fueron apoyadas por su profesor de matemática del colegio, quien la incentivó a seguir adelante y a avanzar en sus conocimientos. Esto motivó a la chica no sólo a estudiar, sino también a plantearse siempre nuevos objetivos y desafíos.

A lo que sí dedica tiempo Sabrina es a actualizar su sitio web Physicsgirl.com, portal donde publica noticias relacionadas a su área de estudio y su participación en charlas, seminarios, etc. Es quizás, para quien tampoco usa smartphone, el único contacto que tiene con “el mundo”, al menos de manera consciente.