Evita Nuh

En la era de las redes sociales, muchas mujeres y hombres amantes del buen vestir se han convertido de algún modo en representantes de ésta, en “fashion bloggers”, líderes en tendencias, moda, maquillaje, etc. Actualmente hay varios nombres que dan vueltas por el mundo, pero uno sobresale entre todos ellos: Evita Nuh.

Evita es una joven indonesa de 17 años que nació con Síndrome de Asperguer, una condición que no le ha impedido hacerse notar en las redes sociales, medio a través del cual según ella misma explica, ha podido abrirse al mundo y comunicarse más y con mejor fluidez. Su estilo, rigurosidad en el trabajo y creatividad simplemente impactan y su nombre se ha masificado de tal forma que ha sido incluso inspiración para artistas quienes la han retratado convirtiéndola en un verdadero ícono.

Como buena representante de la “Generación Z” -aquella compuesta por aquellos nacidos desde 1995 en adelante- Nuh (1999), conoce las nuevas tecnologías y las usa a su antojo desde los ocho años cuando creó The Crème de la crop, blog donde se comunica permanentemente. También triunfa en Instagram, donde actualmente tiene más de 60 mil seguidores que están siempre atentos a sus publicaciones, la mayoría posando con entretenidos y creativos looks, los que combinan muy bien los estilos femenino y masculino (“androginia ecléctica”), además de destacar por ser llamativos y coloridos.

Además escribe columnas de moda en la revista británica Go Girl Magazine y es la creadora de EN.PENS, línea de bolsos que comercializa vía Internet (sólo a través de sus redes sociales). Para llevar adelante su empresa, la adolescente no tuvo ni si quiera que conseguir auspiciadores para triunfar en el mercado de la moda y vender sus cotizados productos.

Lo impactante de todo esto es que absolutamente todas estas actividades las realiza sin siquiera haber terminado aún el colegio. “Solo tienes que disfrazarte y escribir en tu diario. Mis deberes de matemáticas son mucho más difíciles”, mencionó en una entrevista a principios de este año con respecto a su quehacer como bloggera, una tarea que lleva haciendo hace casi ocho años y bien podría situarla como una “veterana” en estas artes.

Evita Nuh “se auto proclama trabajólica y adicta al queso” -así dice parte de su biografía- y además se declara orgullosa de ser Asperger y “al parecer condenada a ser rara y cabeza dura para toda la vida”.